La falta de movimiento se ha instalado en el estilo de vida occidental y ya nadie se para a pensar en las consecuencias que el letargo muscular que supone pasarse ocho horas sentados ante el ordenador tiene en el organismo, día tras día y año tras año.

Como no te queda otra que cumplir con las obligaciones de tu jornada laboral al menos puedes contemplar la opción de intentar cuidar un poco tu cuerpo para evitar convertirlo en un terreno abonado para las contracturas musculares, los problemas de circulación en las extremidades, la obesidad, etc. ¡Toma nota!

Mas info aquí.