El ejercicio no supone un riesgo de parto pretérmino, bajo peso al nacer ni estrés fetal, siempre y cuando la mujer no presente ninguna contraindicación médica u obstétrica para su práctica. Los ejercicios recomendados en nuestro trabajo deben ser realizados no sólo por gestantes sanas, sino también por mujeres sedentarias antes del embarazo, siendo ese un buen momento para iniciarse en un estilo físicamente activo.

Mas información aqui.